¡ATRÉVETE!: Técnicos para Chile

Editorial Coordinador de NEO Chile, Jorge Quezada Olivares.

Dignidad, justicia y nuevo trato se expresan y se escuchan como demandas transversales. Jóvenes y estudiantes partieron planteándolo con fuerza a través de acciones de rebeldía. La tolerancia a la comisión de abusos, mantención de inequidades, colusiones, mal trato, atropellos a los derechos, mal vivir y escasas oportunidades, han terminado por horadar las bases de la convivencia entre todos. No se observan ámbitos donde estas razones y motivos no se encuentren. La percepción extendida de impunidad y retención privada de privilegios son parte de las razones que explicarían las diversas protestas.

La educación, la formación de técnicos y oficios no escapa a este contingencia, las demandas por salud, jubilación, seguridad destacan. La baja calidad y pertinencia de la educación pública también ocupa una dimensión relevante en el descontento social. La desconexión observada entre intereses de los jóvenes con los requerimientos y oportunidades en la vida, son parte de la crisis institucional que vivimos. Aún asi, los jóvenes han mostrado motivación para ser agentes de cambio, a pesar de no contar con los instrumentos y apoyos necesarios para desenvolverse en la vida adulta. Ellos y ellas desean contar con mejoras basadas en la preparación y trabajo, sin discriminación social alguna, asentada en los méritos y empeño de cada cual. Los jóvenes que cuentan con menos opciones y recursos necesitan de acciones claras.

La Educación Media Técnica profesional y el sistema de capacitación e intermediación laboral en Chile requiere de cambios importantes para dar respuesta eficaz a las aspiraciones de los jóvenes (y sus familias) y a las necesidades del mundo del trabajo. El desafío es de todas y todos, instituciones, familias, empresas, organizaciones locales y jóvenes. Los Establecimientos y las instituciones de la red NEO en Chile se han hecho parte del desafío de mejorar condiciones y oportunidades de desarrollo de sus estudiantes, a través de fortalecer instancias de cooperación, de aprendizajes en redes y de sensibilización sobre la contribución de los jóvenes a las comunas y empresas locales.  La inserción laboral y la formación de competencias apropiada son claves en este perspectiva.

Promover la escucha activa de los intereses y expectativas de los/as jóvenes en conjunto con el re-conocimiento de los entornos y territorios, facilita la conexión entre la formación de competencias y actividades socio productivas e impacta positivamente en la calidad de la relación Educación y Trabajo. Resolver las fallas y puntos de quiebre que impiden articular cadenas de servicios es parte de la tarea. La conversación e intercambio vinculante entre las entidades que allí intervienen o debieran hacerlo es básico. Formadoras, facilitadoras e intermediadores coordinados, conectados con los jóvenes y las dinámicas socioeconómicas locales pueden hacer una diferencia.

Es este el camino que 25 instituciones de la región de Valparaíso han venido recorriendo; introduciendo cambios en la gestión, en las prácticas educativas y construyendo relacionamientos con sus entornos. Los y las jóvenes pueden ser y hacer más si los establecimientos e instituciones asumen que la labor es compartida entre quienes contratan (las empresas); quienes abren oportunidades al autoempleo (agentes de fomento) o continuidad de estudios (agentes educativos); quienes orientan y vinculan (formadores e intermediadoras).

Requerimos cambiar nuestra prácticas para (re) construir un Chile distinto, un Chile nuevo, basado en la igualdad de condiciones, oportunidades y recursos. Es por eso que la invitación es a hacerte parte: ATRÉVETE a construir comunidad y complicidades tanto para apoyar a jóvenes, estudiantes en la tensionada relación Educación y el Trabajo, como para fomentar bases socioeconómicas territoriales, liberando la energía juvenil creadora e innovadora ¡ATREVÁMONOS! Construyamos acuerdos de colaboración efectivos.

NEO Chile logra la meta y mejora la empleabilidad de 12 mil jóvenes en la región de Valparaíso

Luego de tres años de trabajo, el proyecto NEO Chile logró su propósito de mejorar la empleabilidad de 12 mil jóvenes de la región de Valparaíso. Así lo dio a conocer el coordinador de la iniciativa, Jorge Quezada Olivares, en el marco de un balance de resultados entregado en la Asamblea de Alianza NEO Chile, que fue realizada en el Campus San Felipe de la Universidad de Playa Ancha, el pasado 25 de septiembre.

“Esto da cuenta de que cuando tenemos al sector privado, al sector público, a las empresas y al mundo académico trabajando en conjunto, podemos mejorar la empleabilidad”, dijo al respecto, la Seremi del Trabajo y Previsión Social, María Violeta Silva Cajas.

El logro de esta meta responde a las acciones que ha llevado a cabo el proyecto, entre ellas, la articulación de redes entre el mundo formativo y el mundo laboral; mediante la firma de más de 160 convenios entre empresas y liceos técnico-profesionales del Valle de Aconcagua, San Antonio y Valparaíso; así como el fortalecimiento de los procesos de gestión de las instituciones que forman parte de la Red NEO (liceos técnico-profesionales, OMILs, OTECs y fundaciones), a través de la transferencia de la denominada “Caja de Herramientas NEO Chile”.

En relación a este último punto, la Directora del C.E.I.A. Dr. Osvaldo Rojas, de Los Andes, Ana León, quien también fue invitada a este encuentro, manifestó su satisfacción con los avances y el aporte del proyecto NEO Chile: “Al hacer el primer diagnóstico, nos dimos cuenta que había muchas habilidades que teníamos que potenciar en beneficio de nuestros jóvenes, entonces, desde allí hay un aprendizaje tremendo. Hay muchos beneficios en capacitaciones a los profesores, hacia los directivos y directamente hacia nuestros estudiantes”, comentó respecto a su experiencia con la iniciativa.